El acoso laboral es un riesgo psicosocial que debe ser prevenido, detectado y, en caso de ser diagnosticado, erradicado. Dotar a la empresa u organización de un buen protocolo conjunto de resolución de conflictos y acoso (o violencia) laboral se está revelando como una de las medidas más efectivas en la prevención y en el tratamiento de este riesgo laboral de tipo psicosocial.

El Protocolo pone a disposición de los miembros de la organización un cauce procedimental que permite canalizar las denuncias y quejas con las debidas garantías de sumariedad, imparcialidad y confidencialidad, y propiciar una solución justa del conflicto.

   Beneficios

Las principales ventajas del protocolo conjunto de resolución de conflictos y acoso (o violencia) laboral son:

  1. Se ofrece a los trabajadores un cauce para el tratamiento y solución de los conflictos surgidos entre ellos en el seno de la empresa, minimizando el riesgo de que un porcentaje alto de esos conflictos termine convirtiéndose en algo más serio o en una situación de acoso.
  2. Hay un único procedimiento para canalizar todas las quejas o denuncias de los trabajadores.
  3. Se evita que el trabajador tenga que calificar los hechos con antelación a la elección del procedimiento, pues hay un único procedimiento.
  4. Será el órgano competente el que decida a la vista de estos hechos si es posible solucionar el problema en la fase de resolución de conflictos o bien pasa directamente a la fase de investigación.
  5. El procedimiento puede acabar en la fase de resolución de conflictos, con intervención de un mediador, mediante un acuerdo alcanzado por las propias partes implicadas.
  6. Se evita el desgaste y el daño moral y psicológico que provoca en las partes implicadas un procedimiento por acoso.
Compliance Psicosocial

Artículos Relacionados