¿Por qué la salud emocional de los trabajadores es ahora más importante que nunca?

la-salud-emocional-de-los-trabajadores

* Este post ha sido escrito por Carmen Rodríguez, directora del área de Psicología de Affor Prevención Psicosocial  y publicado en Mi empresa es saludable

Cuidar la salud emocional de los trabajadores

Los efectos del COVID-19 en la sociedad han ido mucho más allá de sus síntomas clínicos y de sus repercusiones sanitarias: la pandemia ha provocado un desajuste de carácter psicológico en muchas personas, sobre todo entre la población en activo, que se han visto afectadas por síntomas de ansiedad o alteraciones del sueño que influyen directamente en su salud mental, tal y como hemos recogido en el estudio ‘Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores en España’ que elaboramos en 2020.

En este contexto, desde el comienzo de la crisis, muchas de las empresas certificadas como “Top Employers” han intensificado su actividad en esta área de salud mental, bien ampliando los programas que ya tenían o bien desarrollando otros planes de asistencia psicológica para ayudar a todas las personas que componen la organización -y muy especialmente a quienes tienen que tomar decisiones importantes en su día a día- a gestionar posibles estados de inquietud, ansiedad, estrés, etc.

Medidas preventivas para cuidar la salud psicosocial

Cuando se trata de gestión psicosocial de una organización es, sin lugar a dudas, mejor prevenir que curar. En estos momentos se hace más necesario que nunca cuidar la salud psicológica de la plantilla.

Y en este sentido, hay algunas medidas que conviene implementar para evitar que, lo que ya es un escenario adverso, se complique aún más:

-Evaluación de impacto: En primer lugar, conviene analizar el estado de afectación de la salud psicológica de los empleados. Solo así podremos adoptar las medidas que mejor se ajusten a los posibles riesgos psicosociales de nuestra organización y que nos ayuden a proteger su salud laboral. Debemos chequear la salud emocional de la plantilla, especialmente si algún miembro del equipo ha tenido que pasar un tiempo de baja, ha sufrido la enfermedad, etc. Para hacer esta valoración podemos emplear psicomet, una herramienta online que nos permite una evaluación precoz del daño, en el marco de la Vigilancia de la Salud, integrada en el reconocimiento médico, y siguiendo un protocolo definido y replicable.

-Cuidado de la estructura de tu organización, potenciando el liderazgo saludable y facilitando herramientas que ayuden a gestionar el estrés: A través de un Programa Individual de Competencias (PICs) es posible evaluar habilidades de desempeño, directivas e intrapersonales y desarrollar un estilo de liderazgo integral a través del acompañamiento en la gestión emocional del manager, clave para liderar equipos con eficacia y de forma saludable. En esta misma línea, es importante, facilitar formación y herramientas a los equipos que les ayuden a gestionar el estrés, a través de técnicas para manejar y controlar sus efectos a nivel físico, cognitivo y comportamental.

-Acompañamiento de los empleados y diseño de planes ad hoc: Con el Programa de Ayuda al Empleado (#pae), los empleados disponen de un psicólogo/a online en línea, 24 horas al día 7 días a la semana, a través de diferentes medios (teléfono, correo electrónico o atención presencial), además de tener otros recursos digitales de gestión emocional.Estos Planes de Ayuda al Empleado se pueden completar con otros específicos, diseñados ad hoc con sesiones de atención psicológica individuales, adaptados a las necesidades de cada trabajador/a y 100 % flexible.

Pautas y recomendaciones para cuidar la salud emocional

Las medidas preventivas nos ayudarán a mantener la salud emocional de la organización, pero además, hay algunas pautas y recomendaciones que todos podemos seguir, a nivel individual, para mitigar el impacto psicológico del COVID-19. Tenerlas presentes y compartirlas con quienes nos rodean supondrá un gran beneficio en todos los ámbitos, pero especialmente en el entorno laboral.

Debemos procurar identificar y abordar emociones comunes en esta etapa como el miedo y la incertidumbre laboral: aceptarlas y compartirlas, nos ayudará a gestionar nuestra ansiedad. Practicar hábitos saludables, una alimentación equilibrada, las técnicas de relajación y el ejercicio físico contribuyen a combatir el estrés o malestar psicológico.

En una etapa como la actual, tan crucial es concentrarse en las tareas productivas como mantener una actitud positiva, dimensionando bien la capacidad real que tenemos para cambiar las cosas y para definir nuestro futuro. Destinar recursos a este fin, o contratar servicios externos, es ahora más estratégico que nunca.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *