La evaluación del desempeño laboral: una herramienta aliada

Evaluacion-desempeño-laboral

Desde hace ya varios lustros se tiene claro que, por suerte para todos nosotros, el éxito en las organizaciones se genera a partir de sus recursos humanos, y la evaluación del desempeño de estas personas es clave, puesto que son quienes, con una buena gestión y con motivación, hacen crecer, avanzar y progresar a las empresas.

¿Por qué se debe evaluar el desempeño laboral de los trabajadores?

Evaluar el desempeño laboral de los trabajadores ayudará a tener bien claro cuáles son sus puntos fuertes y débiles, sus aptitudes, conocimientos, habilidades y actitudes, para poder potenciar aquellos aspectos favorables y promover un cambio en todos los puntos que puedan mejorarse.

Así, la organización debe dirigirse claramente hacia su misión, su cultura y, por supuesto, sus objetivos y metas, a corto, medio y largo plazo, y para ello conocer qué necesita para conseguirlo. Haciendo esta valoración objetiva, integral y realista, será más sencillo poder valorar las aptitudes, cualidades, conocimientos, etc. de las personas que deben formar parte de las diferentes áreas o departamentos de la empresa.

Una vez hemos definido en la empresa todo esto, toca poner el foco en la persona. Para futuras incorporaciones, será más fácil encontrar si sabemos ya lo que de verdad estamos buscando. Para las personas que ya forman parte de la organización, es necesario revisar todas estas cualidades, etc. Es aquí donde aparece la herramienta de evaluación de desempeño.

Criterios a tener en cuenta para realizar una evaluación de desempeño

La evaluación de desempeño es una herramienta o sistema de apreciación del desempeño del individuo en su cargo y su potencial del desarrollo.

Para que sea efectiva, deberemos utilizar herramientas medibles y objetivas, estandarizadas para que todas las evaluaciones se puedan medir de la misma manera, y puedan establecerse comparativas.

Así, la herramienta deberá:

  • Estar alineada con la estrategia empresarial (misión, objetivos, metas, etc.)
  • Objetivos perfectamente definidos, de una manera imparcial y con criterios medibles.
  • Enfocar la herramienta de manera que ayude al desarrollo del trabajador/a.
  • Implicar al trabajador/a de forma activa en su participación.
  • Los resultados deben ir acompañados de un plan de mejora para favorecer ese desarrollo profesional.

Ventajas de la evaluación del desempeño

La meta principal de la evaluación del desempeño, si se lleva a cabo de una forma adecuada y después se trabaja para potenciar los puntos fuertes y mejorar los puntos débiles, será la mejora del rendimiento de los trabajadores y de los equipos de trabajo.

De manera más pormenorizada, podemos concluir que los beneficios de una buena evaluación de desempeño son las aquí reflejadas:

  • Mayor facilidad para elaborar planes de mejora personalizados, sobre la capacitación, desarrollo, etc.
  • Facilita el impulso de Planes de carrera y desarrollo reales
  • Favorece la implantación de acciones concretas y objetivas para mejorar los puntos débiles o las áreas menos desarrolladas.
  • Cuando la herramienta está bien valorada por los trabajadores, por tratarse de un sistema objetivo y medible, favorece que los resultados estén también mejor valorados y sean vistos con transparencia y equidad, tanto las medidas como las consecuencias directas (sistemas de promociones, incentivos, etc.).
  • Favorece la motivación del trabajador y, a largo plazo, puede mejorar la productividad y calidad de los resultados.

Los beneficios de ser proactivo en la gestión psicosocial

Naturalmente, esto es una herramienta más que no debe contemplarse como única para la mejora continua en la empresa. Desde Affor somos muy conscientes de que son múltiples las causas que favorecen o no la mejora en una empresa. Nunca podemos olvidar otros factores psicosociales organizativos y de gestión, tales como:

  • Sentirse parte de la organización
  • Encontrar sentido al trabajo que se realiza
  • Percibir que se cuenta con los recursos necesarios (materiales y de conocimientos, etc.) para poder realizar el trabajo
  • Tener claro cuáles son tus tareas, funciones y responsabilidades
  • Poder conciliar con la vida personal
  • Contar con el apoyo de la empresa ante situaciones complicadas (conflictos, acoso, etc.)
  • Percibir una buena gestión por parte de los mandos
  • Y, por supuesto, trabajar en un ambiente saludable, con un buen clima entre compañeros, departamentos, etc.

Muchos están interrelacionados, y las acciones a llevar a cabo para fomentarlos, también.

Favoreciendo un buen desarrollo de estos factores y, si entre otras medidas, se llevan a cabo estas evaluaciones de desempeño adecuadamente, la organización puede tener por seguro que contará con trabajadores motivados, comprometidos y que fomenten la mejora continuada. Se evitará así, la fuga de talentos, el descenso de la productividad y de la calidad de los trabajos, además de otros daños colaterales tales como el absentismo, aumento de accidentabilidad, empeoramiento del clima laboral, etc.

Escrito por Elena Rubio, consultora en Affor

About Affor Prevención Psicosocial

Convencidos de que las personas son la pieza fundamental de toda organización, nuestro objetivo es cuidar la salud psicosocial de los trabajadores y lograr entornos laborales saludables acompañando a los servicios de prevención en esos procedimientos para mejorar la calidad de vida laboral de los trabajadores y aumentar la eficiencia de las empresas.

View All Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *