¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie (o galleta Informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En nuestro caso son utilizadas para llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica solo a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.

También las utilizamos para conocer la cantidad de usuarios nuevos, visitas de antiguos usuarios y otras funcionalidades estadísticas.

Gracias por su colaboración.

Affor, Prevención Psicosocial.

Opinando en nuestro blog

¿Eres nómada digital?

nomada-digital-riesgo-psicosocial-tecnologia

 

Se plantean nuevos retos para hacer frente a riesgos psicosociales derivados de los cambios en la organización del trabajo por la evolución de las nuevas tecnologías y su impacto a nivel organizacional y personal.

¿Eres nómada digital?

Contesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Pasas gran parte de tu tiempo de trabajo viajando?
  • ¿Conoces todos los aeropuertos y estaciones pero ninguna ciudad?
  • ¿Trabajas en los tiempos de desplazamiento en trenes y aviones?
  • ¿Lo primero que haces al llegar a un hotel es pedir la clave Wi-Fi?
  • ¿Aprovechas los tiempos  de espera en terminales, cafeterías, etc. para conectarte a tu dispositivo móvil?
  • Cuando después de la jornada de trabajo, llegas al hotel, ¿sigues trabajando?

 

Si has contestado a más de la mitad de las preguntas, tú eres un/a nómada digital.

Superando el concepto de teletrabajo, surgen como consecuencia de las nuevas formas de organización del trabajo lo que se ha denominado nómadas digitales.

Según la Real Academia Española, nómada es aquél que "va de un lugar a otro sin establecer una residencia fija”. A diferencia del teletrabajador  que desarrolla su actividad fuera de la empresa pero en un punto fijo, -preferentemente su domicilio-, los trabajadores nómadas son personas que llevan “la oficina a cuestas” y, aprovechando la facilidad que dan las nuevas tecnologías, desarrollan gran parte de su trabajo en entornos diversos mientras realizan viajes de trabajo.

De la Quinta Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo, se desprende que un 25% de los trabajadores europeos basan su trabajo en las TIC y no están físicamente obligados a asistir a un centro de trabajo determinado.

Para poder ejercer esta modalidad de trabajo existen dos requisitos primordiales:

  • Conectividad: necesidad de poder acceder a la red en cualquier momento y desde cualquier lugar. Esto implica la existencia de recursos digitales suficientes que, en muchas ocasiones, configuran la mayor parte del equipaje de estos trabajadores.
  • Flexibilidad: capacidad de adaptarse a entornos diversos manteniendo el nivel de eficacia y desempeño  ante la ausencia de un lugar físico permanente de trabajo.

Factores de riesgo psicosociales específicos que conlleva la deslocalización de los trabajadores

Aunque existen ventajas para los trabajadores como el incremento de autonomía, la mayor utilización de capacidades, el aprendizaje continuo, la flexibilidad laboral, etc.,  las empresas deberán plantearse la necesidad de evaluar los factores de riesgo psicosociales específicos que conlleva la deslocalización de los trabajadores.

Entre los más comunes podemos mencionar:

  • Aislamiento laboral: los trabajadores nómadas normalmente realizan su trabajo en solitario y su relación con otros compañeros de trabajo es meramente virtual. La pérdida de contacto físico repercute negativamente en la sensación de pertenencia al grupo y disminuye el apoyo social de los trabajadores y el feedback recibido.

En algunos casos esta situación puede llevar a la falta de vinculación e identificación con  la empresa por parte de los trabajadores y a la ausencia de valoración de los mismos por parte de la empresa.

  • Doble presencia: para este tipo de trabajadores se hace difícil compatibilizar la vida laboral y familiar por las ausencias continuas y los horarios extensivos de trabajo. El uso de las tecnologías se extiende también al ámbito familiar ya que el contacto con el círculo social más cercano se realiza a través de videoconferencias u otros medios digitales.
    • Tiempo de trabajo: Al no poder contabilizar el tiempo de trabajo, la retribución de estos trabajadores está ligada frecuentemente a los objetivos alcanzados. Este factor, unido a la falta de relaciones sociales y familiares, hace que en muchas ocasiones los tiempos de trabajo se alarguen en exceso. Además, la necesidad de interactuar con trabajadores en otros países y las horas de desplazamiento aumentan el tiempo de trabajo.
      • Hiperconectividad: la necesidad de estar conectados de forma permanente hace que estos trabajadores sean más propensos a sufrir riesgos psicosociales como tecnoestrés, tecnoansiedad y fatiga mental.
        • Sobrecarga de trabajo: en muchas ocasiones los trabajadores que realizan desplazamientos frecuentes se encuentran a su vuelta con acumulaciones excesivas de tareas que han ido surgiendo mientras estaban ausentes.

          Además, el trabajo nómada puede afectar a la salud debido a factores cómo el sedentarismo por pasar muchas horas frente al ordenador, la exposición al jetlag y cambios de horarios de sueño, o la alimentación desequilibrada e irregular. Asimismo aumenta la aparición de trastornos musculoesqueléticos por trabajar en espacios inadecuados  o en trasportes en movimiento.

          Desde las empresas, algunas medidas preventivas que se pueden aplicar para proteger a los trabajadores deslocalizados son las siguientes:

              • Fomentar la comunicación y el feedback con los trabajadores para evitar la sensación de aislamiento.
              • Incluirlos en los planes de formación y promoción de carrera profesional como medio de poner en valor el trabajo realizado.
              • Pactar horarios de desconexión digital que le permitan el descanso físico y mental.
              • Potenciar las relaciones sociales con el resto de los trabajadores de la empresa (actividades sociales conjuntas, reuniones programadas en la empresa, etc.)
              • Diseñar sistemas de participación en la toma de decisiones que eviten que los trabajadores remotos se sientan excluidos del día a día.
              • Compensación del exceso de horas de viajes con medidas de flexibilidad horaria o reducción de horas de trabajo en los periodos que no se realizan desplazamientos.
              • Adecuar la carga de trabajo teniendo en cuenta las circunstancias de estos trabajadores.
              • Formar a los trabajadores en hábitos saludables de alimentación y sueño.

           

          A nivel personal, si eres un/a trabajador/a nómada, algunas recomendaciones para mejorar tu salud laboral pueden ser las siguientes:

              • Fíjate un horario de trabajo y cúmplelo. Deja tiempo libre para realizar actividades de ocio.
              • Aprovecha los viajes para conocer lugares nuevos. Programa un tiempo para hacer turismo caminando por las ciudades.
              • Practica la desconexión digital, evitando el uso de las TIC fuera de las horas de trabajo.
              • Fomenta tus relaciones sociales y personales en los periodos que no estés de viaje.
              • Cuida tu alimentación y procura llevar horarios de sueño regular.

           

          Los nuevos sistemas de organización del trabajo van a plantear en los próximos años nuevos retos para hacer frente a los riesgos emergentes que se derivan de ellos. Desde los servicios de prevención habrá que tomar las medidas oportunas para proteger a estos trabajadores “evaluando los cambios en la organización del trabajo derivados de la evolución de las nuevas tecnologías y su impacto a nivel organizacional y personal” (Marco estratégico Europeo de Seguridad y Salud en el Trabajo 2014-2020).

           

Sobre el autor

Marien Alba Vez

Marien Alba Vez

Responsable Técnico zona Centro
Licenciada en Psicología, especializada en Psicología Industrial
Técnico Superior en PRL

 

Perfil:

Nuestra Responsable Técnico de zona Centro aporta más de 15 años de experiencia como consultora senior en la realización de procesos de diagnóstico psicosocial tanto en empresas públicas de la administración local, regional y nacional, como en empresas privadas de los sectores de distribución, sanitario, educativo, seguros e industria. Inició su actividad profesional en el ámbito de los RR.HH., especializándose en su trayectoria laboral en la Prevención de Riesgos Laborales.

En 2013 se incorpora a AFFOR para desarrollar actuaciones de cualificación técnica y diagnóstico psicosocial en la zona Centro.

 

Algunos de los proyectos en los que ha intervenido han sido:

  • Acompañamiento en comunicación interna para difusión y sensibilización previa en empresa pública del sector de la salud laboral.
  • Evaluación Psicosocial para Coca-Cola Iberian Partners, SEROMAL, Liberty Seguros, CIEMAT, Agencia Sanitaria del Bajo Guadalquivir y Beam Suntory Spain.
  • Consultoría de asesoramiento y acompañamiento para la elección de medidas preventivas en empresa del sector educativo.
  • Diagnóstico de resolución de conflictos para Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas.
  • Acompañamiento técnico para la evaluación de riesgos psicosociales en 15 centros de Escuelas profesionales SAFA.
  • Realización de entrevistas en profundidad para estudio psicosocial de SEROMAL, S.A.
  • Diagnóstico de factores psicosociales para Supermercados DIA.
  • Estudio de carga mental para Coca-Cola.
  • Estudio de relevos para pausas en líneas de producción Coca-Cola.
  • Impartición de distintos módulos dentro del Curso de Cualificación Técnica en Factores Psicosociales con IMF: Factores Psicosociales, Metodología de evaluación. Técnicas de investigación en psicosociología aplicada, Estrés y fatiga laboral.
  • Impartición de Cualificación Técnica en Factores Psicosociales para Levantina de Minerales, ACCIONA y Agencia Sanitaria de Poniente.

 

Más sobre mí…

Psicóloga de profesión y prevencionista de vocación, comencé mis estudios universitarios en los famosos años de “la movida madrileña” (a pesar de lo que pueda parecer, en aquella época también había gente que no nos dedicábamos a la música y la escena.) Tuve claro desde el principio que lo mío era la empresa y formo parte de la primera promoción que salió de la Universidad Complutense con lo que por entonces se llamaba Especialidad de Psicología Industrial.

Tres meses después de terminar mis estudios ya tenía mi primer trabajo en una empresa dedicada a la consultoría en Recursos Humanos. Ahí desarrollé mis primeros años de experiencia laboral, centrándome sobre todo en las áreas de selección y formación.

Tras unos años de parón laboral para dedicarme al esforzado trabajo de formar una familia y atender a dos preciosas niñas, decidí volver al mundo laboral. Fue en ese momento cuando la Prevención de Riesgos Laborales se cruzó en mi camino y me enganchó con fuerza.

En el año 2000 hice el Master en PRL, realizando las prácticas finales en un Servicio de Prevención Ajeno de ámbito nacional. Al finalizar las mismas me propusieron seguir trabajando con ellos como colaboradora externa para el área psicosocial. De ahí a hacerme autónoma y empezar a trabajar como consultora en factores psicosociales solo hubo un paso.

Desde entonces he seguido formándome y trabajando, realizando proyectos de consultoría y formación para empresas de todo tipo y tamaño.… Hasta que en 2013 Affor me involucró en un proyecto joven y dinámico que me permite seguir desarrollándome a nivel profesional y personal. Como Coordinadora Técnica de la zona centro de Affor sigo trabajando con la misma ilusión que en mis inicios, convencida de que nuestro trabajo mejora las condiciones laborales y la vida de mucha gente. Y eso es muy gratificante.

Comments powered by CComment

 


Homepage-Sicherheit 
CalidadWeb