Herramientas de impacto positivo en la salud emocional de los empleados

e-learning-soft-skills

* Este post ha sido escrito por Carmen Núñez, coordinadora del área de e-learning de Affor Prevención Psicosocial  y publicado en Foro de Recursos Humanos

El impacto positivo de la formación en la salud emocional de los empleados

El bienestar emocional de los empleados es, sin duda, una pieza clave para las organizaciones y cada vez son más las empresas que toman conciencia de que es uno de los principales vectores, para que se conviertan en un lugar motivador, resiliente, saludable y competente a todos los niveles.

Impulsarlo y mantenerlo requiere evaluación continua y la participación de todos los implicados.

En este sentido, los mandos intermedios, como moduladores de los factores psicosociales, especialmente en el escenario actual de pandemia que estamos atravesando, resultan agentes clave.

Son palancas de cambio en cualquier organización y su estilo de liderazgo puede contribuir a generar organizaciones más o menos sanas, lo que incide directamente en la salud emocional de los trabajadores.

El liderazgo, en términos positivos, mejora significativamente el rendimiento de los equipos, e impacta directamente en su bienestar emocional.

Un mal liderazgo puede provocar no solo pérdidas cuantitativas en la empresa, sino que puede ser una gran fuente de riesgos psicosociales y favorecer la aparición en nuestros equipos de baja autoestima, generar estrés o incluso burnout en muchos de los trabajadores.

La pandemia ha dibujado un escenario especialmente complejo en cuanto al bienestar emocional y ha hecho aún más relevante el papel de los mandos intermedios en la gestión de los equipos y de su situación psicosocial.

Habilidades Blandas o Soft Skills

Para poder desarrollar correctamente este papel se requieren las llamadas ‘Habilidades Blandas’ o ‘Soft Skills’: comunicación, empatía, trabajo en equipo, resolución de conflictos, resiliencia y tolerancia al estrés, capacidad de adaptación, etc, pero también es muy necesaria la gestión emocional.

Se trata de herramientas, competencias o habilidades, más o menos básicas, que todos los trabajadores deberían poder desarrollar.

Incluso, de alguna manera se considera que es relativamente fácil y que el individuo lo debería “traer aprendido”.

Pero la realidad es bastante diferente: No todos los trabajadores las tienen y se han cometido errores a la hora de intentar desarrollarlas y potenciarlas.

Comunicación efectiva, gestión de emociones, de tiempo, de estrés, adaptabilidad y creatividad, son, en definitiva, habilidades sociales y de gestión que pueden y deben entrenarse.

Herramientas e-learning para potenciar la adquisición de competencias emocionales

En un entorno como el actual, con el teletrabajo casi universalmente establecido, las plataformas e-learning son grandes aliadas para el desarrollo de las ‘Soft Skills’.

De forma flexible, accesible y eficaz, estas plataformas permiten ofrecer a cada individuo un entorno virtual personalizado con las funcionalidades que necesita para completar el proceso de aprendizaje y de la gestión de la formación de forma global.

Cada organización tiene sus propias necesidades en cuanto a acciones formativas y de desarrollo de estas habilidades. Por eso, es necesario proporcionar una respuesta formativa ajustada y no tan estándar como se podría convertir la formación presencial más tradicional.

Cursos cortos, prácticos y adaptados a generar un correcto uso de las herramientas que intervienen sobre la demanda, y reducen la aparición de los riesgos psicosociales que podrían venir derivados, de la ausencia de estas ‘Soft Skills’ en nuestros equipos de trabajo.

De cara al trabajador, la formación a través de elearning resulta más fácil de usar.

Es, además, más accesible y más cómoda para el empleado, que con acceso just-in-time 24 horas, puede conectarse dónde y cuándo quiera con lo que facilita la conciliación.

Para la organización, supone un ahorro de costes directos e indirectos frente a la formación presencial tradicional y permite un seguimiento exhaustivo del proceso de formación.

Además, con estas plataformas es posible una gestión real del conocimiento: facilitan el intercambio de ideas, opiniones y experiencias, sin límites geográficos.

Por supuesto, para que las herramientas de e-learning sean útiles deben contar con contenidos de calidad y estar desarrolladas por expertos en la materia, que además se mantengan al otro lado dando soporte a la plataforma.

En Affor consideramos que tan importante es lo que se ofrece como el cómo se ofrece y, por eso, adecuamos los contenidos al colectivo que va a recibir esa formación, ofrecemos una formación práctica y aplicada de modo que al alumno se le facilitan herramientas, pautas concretas, técnicas que puede poner en marcha para aplicar lo aprendido…

En el caso de competencias emocionales para permitir el autoconocimiento y establecer un plan de trabajo individual.

Los planes de Affor se adaptan a la organización, a la persona y a las circunstancias.

Por ejemplo, no todo el mundo está acostumbrado a gestionar equipos en remoto, aunque se disponga de la tecnología.

En tiempos de pandemia es necesario desarrollar nuevas habilidades para adaptarnos y responder a las necesidades actuales.

Es importante poner el foco en la gestión de estas habilidades blandas como en la gestión emocional porque todos estamos envueltos en esta incertidumbre sin precedentes y en entornos con exigencias emocionales altas o muy altas, según el tipo de sector.

En definitiva, el e-learning nos permite, como profesionales de la prevención psicosocial y de la promoción del bienestar emocional, trabajar con las organizaciones para conocer con detalle la demanda y ofrecer acciones formativas casi “a la carta”, lo que contribuye de forma determinante al éxito del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *