El Programa de Ayuda al Empleado (#pae): una herramienta para gestionar la salud psicológica en el trabajo

pae-para-gestionar-la-salud-psicológica-trabajo

Analizamos en nuestro blog cómo gestionar la salud psicológica en el trabajo a través del Programa de Ayuda al Empleado (#pae).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de un 25% de la población sufrirá algún trastorno de salud mental en algún momento de su vida, por lo que será la segunda causa de enfermedad e incapacidad en Europa en el año 2020. Actualmente, el estrés laboral y el síndrome de estar quemado en el trabajo o burnout son dos de las manifestaciones más frecuentes. En España, el estrés afecta ya al 59 % de la población española -según fuentes del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tanto la OCDE como la Agencia Europa para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) señalan que el coste económico del estrés supone un entre el 2,6 y el 3,8% del PIB comunitario y que las psicopatologías laborales son el segundo problema de salud laboral más frecuente en Europa.

Gestionar la salud psicológica en el trabajo, una prioridad

En este contexto, gestionar la salud psicológica en el trabajo es una necesidad y la actuación en materia de prevención de riesgos psicosociales, una prioridad a la que prestar atención de forma rigurosa, porque hay una serie factores de riesgo psicosocial en nuestro entorno laboral, como pueden ser la carga de trabajo, el tiempo dedicado o el clima laboral, que no nos afectan a todos por igual y repercuten en nuestra salud mental.

Lógicamente no podemos ignorar que para cuidar la salud psicológica de nuestra empresa y sus trabajadores hay que hacer un buen diagnóstico. Supongo que a nadie se le ocurre tomarse un tratamiento médico sin discriminar primero qué le sucede: antibióticos, corticoides, analgésicos, antihistamínicos… ¿imagináis que cada día nos tomáramos uno así, aleatoriamente? “Por si me pasa algo” o, peor aún, “para que no me puedan decir que no me cuido”… Por favor, ¡con la salud no se juega! Ni con la individual ni con la colectiva. Es un asunto serio.

Por tanto, lo primero que tendríamos que hacer es una adecuada evaluación de riesgos psicosociales. No sólo por imperativo legal, sino por el interés REAL de saber cómo estamos, qué está funcionando adecuadamente y qué es mejorable. Las cosas hechas con cariño e interés siempre dan más información y mejores resultados. Hacer un adecuado seguimiento de los resultados obtenidos, las medidas a aplicar y sus efectos puede producir un cambio real y palpable para todos los agentes implicados.

El Programa de Ayuda al Empleado (#pae): un identificador de los factores psicosociales

Sin embargo, somos conscientes de que una evaluación de riesgos psicosociales ofrece una foto estática en un momento concreto. Y que yo no estuviera enferma en enero de 2019 no significa que no pueda estarlo en enero de 2020… En este sentido, tener una herramienta que nos ofrezca información en continuo es un lujo al alcance de todos. No es difícil, no es costoso, no es siquiera arriesgado (un miedo muy frecuente cuando hablamos de psicosocial)… nos estamos refiriendo al Programa de Ayuda al Empleado (#pae), ya referido en la NTP 780 en el año 2007, como un idetificador de factores psicosociales en continuo.

¿Cuáles son algunos de los beneficios que nos ofrece el #pae?

Entre los beneficios principales que ofrece el #pae, se encuentran:

Evaluación en continuo de los Riesgos Psicosociales presentes en nuestra empresa.

Para nosotros es como un “termómetro psicosocial” que nos avisa cuando la temperatura está empezando a subir, pudiendo atender al síntoma de forma específica.

Herramienta preventiva.

Al poder detectar fuentes de malestar en sus inicios, permite actuar de forma precoz y dotar a los trabajadores de herramientas para el manejo de su malestar emocional durante el proceso.

Canal de denuncia en casos de acoso y/o conflicto.

Un servicio externo y atendido por profesionales otorga una confianza a los trabajadores que facilita la comunicación de este tipo de situaciones, por lo que puede actuarse en los primeros momentos de gestación del conflicto o activar los protocolos necesarios si ya se ha instaurado. Además, en algunos casos es posible discriminar directamente con la persona que llama si lo que describe puede tratarse de un conflicto puntual y no una problemática que requiera atención independiente.

Mejora el bienestar emocional y la salud psicológica de los trabajadores

Al atender situaciones tanto laborales como personales. En este sentido, no sólo ayuda a que se sientan cuidados por su empresa, sino que además les dota de estrategias para una mejor gestión de su malestar y las situaciones experimentadas.

Detección precoz de patologías o niveles de malestar que requieran atención experta.

Al ser un servicio de profesionales de la salud mental, puede discriminar cuándo la problemática descrita requiere atención independiente.

Reduce el absentismo y mejora la productividad.

Sabemos que cuando una persona está bien mejora su concentración, atención, rendimiento y motivación. Conscientes de esto, podemos considerar el #pae como una inversión en recuperar y potenciar la energía creadora de sus equipos de trabajo.

Volviendo a la comparación entre la salud individual y organizacional, es innegable que no puedo dar lo mejor de mí si no me encuentro bien, si estoy enferma. ¿Qué nos hace pensar que las empresas son diferentes? Cuídate porque quieres, porque te sienta bien, por miedo a la enfermedad o la muerte (sí, las empresas también mueren si no se cuidan por dentro y por fuera). Elige el factor que más te convenza, el que te movilice, pero hazlo. CUÍDATE. CUIDA TU EMPRESA. Y si eres inteligente, sabrás que NO EXISTE UNA EMPRESA SANA SI NO CUIDA LA SALUD PSICOLÓGICA DE SU CAPITAL HUMANO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *