#Día Mundial de la Salud Mental: estrés laboral y burnout

estres-laboral-y-burnout

La investigación ha encontrado que existe una correlación directa entre la falta de descanso y desconexión y el aumento de la incidencia de problemas de salud y seguridad, entre los que se encuentran: disminución del rendimiento laboral, incremento de la accidentalidad, absentismo laboral, etc.

En Europa se ha cifrado el coste total anual en torno a 20.000 millones euros por razones de absentismo o incapacidad temporal relacionadas con el estrés laboral. La economía mundial pierde cerca de US$ 1 billón al año en productividad debido a la depresión y la ansiedad. Según la OMS las previsiones anteriores a la pandemia, apuntaban que los trastornos mentales causarán pérdidas por valor de aproximadamente 16,1 billones de dólares en la economía mundial entre 2011 y 2031.

El impacto del COVID-19 y el estrés laboral

Comienzan a darse las primeras evidencias que reflejan cómo la situación actual de crisis generada por la pandemia del coronavirus está afectando al estrés laboral de los trabajadores. En el caso especialmente del ámbito sanitario que ha sido uno de los sectores esenciales y en primera línea ante la pandemia: “El 62,5 % de los sanitarios expuestos a los coronavirus ha manifestado alguna consecuencia emocional o trastorno psicológico”. Dos de cada tres profesionales sanitarios expuestos a estos coronavirus manifiestan algún desorden psicológico. De ellos, más de un tercio ha reconocido tener miedo, insomnio o angustia y más de un cuarto ha revelado síntomas de ansiedad o depresión. (Salazar, G et al., 2020. Impacto del coronavirus en la salud física y mental de los profesionales sanitarios: revisión sistemática y metaanálisis. Journal of Affective Dissorders)

Estrés laboral y el síndrome del burnout

En algunas ocasiones, como respuesta al estrés laboral a largo plazo y de forma acumulativa se puede desarrollar el síndrome de burnout, que aparece, generalmente, como un proceso de respuesta (Freudenberger, 1974) o adaptación disfuncional al estrés laboral crónico (Burke, 1987).

El síndrome de burnout es bastante prevalente en aquellas profesiones que se ponen al servicio de las personas. Aunque no solo aparece en profesiones asistenciales sino en aquellas profesiones en las que se da una implicación elevada, durante un tiempo prolongado en situaciones laborales que son demandantes emocionalmente. Provocando así: agotamiento, desmoralización y pérdida de motivación (Pines y Aronson, 1988). Afecta a las personas que lo padecen, a las instituciones en las que éstas prestan servicio y a la calidad del servicio que ofrecen a la ciudadanía (Schaufeli, Leiter y Maslach, 2009; Storm y Rothman, 2003).

De hecho, la 11ª versión de esta Clasificación (CIE-11), que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2022, presenta una importante novedad en relación a ediciones anteriores: la inclusión del síndrome de desgaste profesional (burnout en CIE-10) como un problema relacionado con el trabajo. Así, se incluye en el capítulo 24: “Factores que influyen en el estado de salud o el contacto con los servicios de salud” dentro de la subca­tegoría de “problemas asociados con el empleo y el desempleo, y codificado como QD85: Síndrome de des­gaste ocupacional.

¿Qué es el Síndrome de Burnout?

Según Maslach y Jackson (1981, 1982) el síndrome se define como la respuesta originada a raíz del estrés laboral crónico y que se caracteriza por: el cansancio emocional (CE), la despersonalización (D) y la baja realización personal (RP). La primera dimensión se refiere a la sensación de falta de energía, la segunda al comportamiento deshumanizado hacia los demás, volviéndose el profesional más pesimista, distante e indiferente y la tercera alude a la insatisfacción y falta de logros en el trabajo (Gil-Monte y Peiró, 1999).

¿Qué causas están asociadas al Burnout?

Se han hipotetizado múltiples causas del síndrome:

  • El aburrimiento y estrés [Pines, A.; Aronson, E y Kafry, I. (1981). Burnout. Nueva York. Free Press]
  • La crisis en el desarrollo de la carrera profesional y las pobres condiciones económicas.
  • La sobrecarga de trabajo y la falta de estimulación.
  • Una pobre orientación profesional y el aislamiento.

Causas COGNITIVAS

  • Bajas expectativas de refuerzo.
  • Altas expectativas de castigo.
  • Bajas expectativas para controlar los modos de conseguir refuerzos positivos en el desarrollo profesional.

Puede verse influido por diversas variables que pueden actuar como facilitadores de su aparición, relativas a:

  • VARIABLES PERSONALES: factores de la personalidad, baja autoestima, menor resistencia a la ansiedad, estilo de afrontamiento, sentimientos de auto-eficacia, comportamientos previos de riesgo ante situaciones de estrés, motivación, tendencia al aislamiento y tendencia a culpabilizarse.
  • FACILITADORES SOCIODEMOGRÁFICOS: edad, sexo y/o estado civil, existencia de conflictos entre familia-trabajo, exposición a riesgos psicosociales o situaciones emocionalmente estresantes.
  • FACILITADORES LABORALES: antigüedad en el puesto, turno, si existe jornada física complementaria o no, clima laboral, satisfacción laboral, dificultades en la relación con compañeros, soledad en la toma de decisiones, falta de reconocimiento profesional, escasas gratificaciones, incomunicación entre miembros del equipo, conflictos y/o ambigüedad de rol.

#SePuedePrevenir

Trabajar para vencer al estrés negativo y al Burnout es tan posible como necesario.

¿Cómo puedes prevenirlo desde tu organización? Actuar desde la prevención primaria para combatir el burnout o síndrome del trabajador quemado desde la empresa, cuya base se encuentra en el estrés laboral, nos ayudará a evitarlo en origen, trabajando desde los factores organizacionales y contribuyendo al bienestar psicosocial de los trabajadores.

Siguiendo a la OMS (2004). La organización del trabajo y del estrés. Serie protección de la salud de los trabajadores, nº3, podemos trabajarlo:

  • Desde la prevención primaria: puedes reducir el estrés a través de:
    • Ergonomía
    • Definición del puesto de trabajo y diseño ambiental
    • Perfeccionamiento de la organización y de la gestión
  • Desde la prevención secundaria:
    • Educación y capacitación de los trabajadores así como facilitar los recursos necesarios (humanos y materiales) para hacer frente a las demandas
  • Desde la prevención terciaria:
    • Desarrollo de sistemas de gestión sensibles (de evaluación) y con mayor capacidad de respuesta, y mejora de la prestación de servicios de salud ocupacional

 

Otras fuentes:

  • Salazar, G et al., 2020. Impacto del coronavirus en la salud física y mental de los profesionales sanitarios: revisión sistemática y metaanálisis. Journal of Affective Dissorders
  • De la Fuente Solana, E., Cañadas de la Fuente, G & Sevilla, C (2018). Prevalencia, Factores de Riesgo y Niveles de Burnout en Policías Nacionales Españoles. Universidad Internacional Menéndez Pelayo y Universidad de Granada. Junta de Andalucía – Proyecto de Excelencia de la Junta de Andalucía (P11HUM-7771).

#DíaMundialDeLaSaludMental #CuidarLaSaludPsicológicaNoEsUnaOpción

#PrevenirEsNuestraResponsabilidad

About Affor Prevención Psicosocial

Convencidos de que las personas son la pieza fundamental de toda organización, nuestro objetivo es cuidar la salud psicosocial de los trabajadores y lograr entornos laborales saludables acompañando a los servicios de prevención en esos procedimientos para mejorar la calidad de vida laboral de los trabajadores y aumentar la eficiencia de las empresas.

View All Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *