Desafíos en la gestión de los riesgos psicosociales para 2021

El-bienestar-y-la-salud-mental-en-2021

Impacto del COVID-19 en la salud psicológica

Los efectos del COVID-19 en la sociedad han ido mucho más allá de sus síntomas clínicos y de sus repercusiones sanitarias: la pandemia ha provocado un desajuste de carácter psicológico en muchas personas, sobre todo entre la población en activo, que se han visto afectadas por síntomas de ansiedad o alteraciones del sueño que influyen directamente en su salud mental, tal y como hemos recogido en el estudio ‘Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores en España’ que elaboramos en 2020.

Empleados con estrés, doble presencia prolongada a consecuencia del teletrabajo y las situaciones de confinamiento, falta de conciliación familiar, dificultad para todos de socializar con normalidad, etc. son algunos de los ejemplos de las situaciones vividas en 2020 y que han ocasionado consecuencias en el estado emocional de la mayoría de ciudadanos.

¿Qué hemos aprendido en 2020?

En affor llevamos ya 10 años acompañando a las empresas para mejorar la salud psicológica de los trabajadores, convencidos de que las personas son la pieza clave de nuestras organizaciones.

Gracias a esta experiencia y a nuestra apuesta por la digitalización de nuestros procesos, este 2020 nos ha permitido poder ayudar a más empresas y personas a través de nuestras herramientas. Hoy affor cuenta con más de 400 recursos audiovisuales psicoeducativos, damos acompañamiento psicológico a más de 300.000 personas en el mundo y hemos pulsado la percepción de más de 100.000 empleados este año. Todo ello para acompañar a las empresas en la identificación de riesgos e intervención para mejorar la mental de sus equipos.

Hoy affor está presente en más de 10 países, y ha integrado a un equipo internacional de más de 50 profesionales.

El bienestar y la salud mental: el reto de las organizaciones en el 2021

No tenemos certeza de cómo serán las cosas a partir de ahora, pero lo que está claro es que serán diferentes. Si algo ha quedado claro, tras esta crisis sanitaria que estamos viviendo, es que cuidar la salud mental y trabajar por la prevención de los riesgos causantes de la misma se vertebra como una necesidad social más urgente si cabe. Como agentes de Salud, tenemos el gran reto ante nosotros de entender estas necesidades y preservar no solo la seguridad física de los trabajadores sino también su salud psicológica.

La prevención como herramienta básica para mejorar el estado de salud

La prevención como herramienta básica de mejorar el estado de salud se vuelve ahora más que nunca, nuestra mejor forma de luchar contra el coronavirus. Los profesionales de la salud, de las áreas de prevención y de vigilancia de la salud, deben estar preparados para afrontar este gran reto que nos viene por delante. Invertir en salud mental es por tanto la mayor inversión que podemos hacer tanto desde las organizaciones como desde los centros de salud.

Ahora que todos estamos más sensibilizados con la importancia de humanizar nuestras compañías es el momento de que los prevencionistas hablemos de la psicosociología como parte de la solución, integrando:

  • Por un lado, las condiciones de trabajo que actualmente se encuentran en constante cambio y evolución: horarios de trabajo, conciliación, carga de trabajo, comunicación, estilos de liderazgo que por supuesto deberán ser evaluadas, con el fin de proporcionar herramientas y recursos de formación a los empleados y prevenir los riesgos psicosociales derivados de la actual situación.
  • Y por otro, cuidando los aspectos personales y de salud psicológica de nuestro equipo, a través de planes de acompañamiento y apoyo psicológico, como por ejemplo el Programa de Ayuda al Empleado (#pae) que ofrezca a los empleados una atención 24/7 de profesionales de la psicología sanitaria, y ayude a las organizaciones a crear un mapa de salud emocional de la plantilla, en tiempo real, que además sirva de termómetro de riesgo de tipo psicosocial.

No es nuevo que las empresas tengan que reaccionar a los cambios del entorno, como tampoco es nuevo que la innovación sea una capacidad esencial para la competitividad de nuestras empresas. Lo que sí es relativamente nuevo es la velocidad a la que se deben producir estos cambios.

Para affor el 2021 será un año de ACCIÓN, para hacer las cosas de una forma distinta y trabajar en prevención psicosocial como un criterio de sostenibilidad empresarial.

Afrontamos este año con la convicción de que prestamos un servicio para las empresas que genera un impacto social y muy positivo en la salud de las personas.

* Este post ha sido escrito por Anabel Fernández, CEO de Affor Prevención Psicosocial

About Affor Prevención Psicosocial

Convencidos de que las personas son la pieza fundamental de toda organización, nuestro objetivo es cuidar la salud psicosocial de los trabajadores y lograr entornos laborales saludables acompañando a los servicios de prevención en esos procedimientos para mejorar la calidad de vida laboral de los trabajadores y aumentar la eficiencia de las empresas.

View All Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *