Daniel Acosta Cano

Director zona Andalucía Oriental y Levante
Licenciado en Administración y Dirección de Empresas.
Licenciado en Psicología.
Máster en Dirección y Gestión de RRHH.

Perfil:
Nuestro Director de zona Andalucía Oriental y Levante aporta más de 10 años de experiencia en RRHH. Comenzó su trayectoria laboral dentro del área de RRHH en una multinacional del sector distribución llegando a desempeñar el puesto de Jefe de personal durante más de 5 años. Ocupó otras posiciones en RRHH para varias organizaciones.

En 2013 entra a formar parte del equipo de AFFOR, detectando necesidades de consultoría específicas en el área psicosocial.

 Algunos de los proyectos en los que ha intervenido han sido:

  • Diagnóstico psicosocial en Universidad Pública
  • Implantación Programa de Gestión de Conflictos y Comunicación para empresa del sector hotelero
  • Implantación Programa de Comunicación y Trabajo en equipo para empresa del sector hortofrutícola
  • Implantación Programa de Cualificación Técnica para Fundación del ámbito socioeducativo
  •  

Más sobre mí…
Cruzar el charquito”. Creo que esa fue realmente mi primera motivación cuando salí de Gran Canaria con 17 años a estudiar LADE. Y no sólo el charquito, Alemania y su gelidez fueron mi destino durante esa época, plan de choque para salir del nido.

El mundo de la empresa es ciertamente fascinante e inmenso. Recuerdo unas prácticas en NIVEA en Hamburgo. Yo estaba en el Dpto. de Marketing nacional para los geles de baño de esta marca (por aquel entonces, lo que molaba era el Marketing). Recuerdo que al terminar dichas prácticas nos hicieron una evaluación que determina si eres un potencial trabajador para la empresa en el futuro. Se llamaba “Beiersdorf persönlich” y el día que nos lo comunicaban, todos los que estabamos de prácticas en la empresa pareciamos gremlins en un bautizo, como si nos fueran a dar algo que marcara tu futuro para siempre… Yo no lo había hecho mal del todo y aunque sabía que aquello no era lo mío, lo viví con cierta angustia como los demás. Al final resultó que la evaluación fue positiva, pero me recomendaron para otra área que no fuera Marketing. Les hice caso.

Luego vino la Psicología, una materia que siempre estuvo ahí para mí. El típico “tu serías un buen psicólogo” que te dice la gente muchas veces. Se equivocaban mucho, pero no del todo. Mi madre estudió Psicología por la UNED mientras trabajaba y yo era adolescente (u odiolescente, como suelo usar) y eso hizo que me costara un poco decidirme. Fue inspirador, pero con retardo. Empecé a estudiar a distancia mientras seguía probando empresas y puestos diferentes. Me curtí en el ámbito comercial, vendí y alquilé casas, ferias y stands, y supe lo que era llevar una dirección comercial y sentir su inconfundible presión.

No fue esto último, sino unas circunstancias laborales muy concretas las que me llevaron a conocer los riesgos psicosociales de primera mano. Decidí entonces completar mi formación con un postgrado en RRHH. Justo al finalizarlo y cuando aún no había decidido cuál sería el destino laboral que aunara mi formación y mi experiencia, apareció affor. Iba a decir como por arte de magia, pero en realidad no fue así y me gusta pensar además que yo me aparecí a ellos con el mismo fortunio.