¿Cómo promover la salud mental de tus trabajadores en esta vuelta a la oficina?

como promover la salud mental de tus trabajadores en esta vuelta a la oficina

Promover la salud mental de los trabajadores en esta vuelta a la oficina

Este mes de septiembre plantea un nuevo escenario laboral en el que muchos trabajadores tendrán que adaptarse a nueva realidad con formato laboral distinto, donde el teletrabajo cederá su protagonismo a la presencialidad o a modelos híbridos que combinen ambos formatos.

La adaptación a este nuevo modelo puede traer consigo la aparición de estrés o ansiedad en los trabajadores, si se no se gestiona adecuadamente.  Cada empleado vivirá este regreso al trabajo de una forma distinta, y es importante que contemplemos todos los escenarios y necesidades de cada una de las personas del equipo. Lo más importante es organizar una vuelta a la oficina de forma segura y cumpliendo con todos los protocolos de seguridad.

Desde el comienzo de la crisis, muchas empresas han intensificado su actividad en esta área de salud mental, bien ampliando los programas que ya tenían o bien desarrollando otros planes de asistencia psicológica para ayudar a todas las personas que componen la organización. “Las organizaciones ahora más que nunca, deberán hacer un esfuerzo y no mirar hacia otro lado, ver qué recursos pueden poner al alcance de sus equipos de trabajo y actuar de forma temprana, con objeto de minimizar el impacto emocional del COVID, y reducir los riesgos psicosociales” añade Carmen Rodríguez, directora del área de intervención psicológica de Affor.

 Medidas preventivas para cuidar la salud psicosocial

En estos momentos se hace más necesario que nunca cuidar la salud psicológica de la plantilla. Y en este sentido, hay algunas medidas que desde el equipo Affor, recomendamos implementar para evitar que, lo que ya es un escenario adverso, se complique aún más:

-Evaluación de impacto: En primer lugar, conviene analizar el estado de afectación de la salud psicológica de los empleados. Solo así podremos adoptar las medidas que mejor se ajusten a los posibles riesgos psicosociales de nuestra organización y que nos ayuden a proteger su salud laboral.

Debemos chequear la salud emocional de la plantilla, especialmente si algún miembro del equipo ha tenido que pasar un tiempo de baja, ha sufrido la enfermedad, etc. Para hacer esta valoración podemos emplear psicomet, una herramienta online que nos permite una evaluación precoz del daño, en el marco de la Vigilancia de la Salud, integrada en el reconocimiento médico, y siguiendo un protocolo definido y replicable.

-Cuidado de la estructura de tu organización, potenciando el liderazgo saludable y facilitando herramientas que ayuden a gestionar el estrés: A través de un Programa Individual de Competencias (PICs) es posible evaluar habilidades de desempeño, directivas e intrapersonales y desarrollar un estilo de liderazgo integral a través del acompañamiento en la gestión emocional del manager, clave para liderar equipos con eficacia y de forma saludable.

En esta misma línea, es importante, facilitar formación y herramientas a los equipos que les ayuden a gestionar el estrés, a través de técnicas para manejar y controlar sus efectos a nivel físico, cognitivo y comportamental.

-Acompañamiento psicológico de los empleados: Con el Programa de Ayuda al Empleado (#pae), por el cual los trabajadores disponen de un psicólogo/a online en línea, 24 horas al día 7 días a la semana, gracias a una plataforma digital y multicanal (teléfono, app, correo electrónico o atención virtual y presencial), donde además disponen de recursos digitales psicoeducativos y de gestión emocional.

A través de este servicio los empleados pueden gestionar el malestar emocional surgido en su actividad diaria debido a conflictos entre compañeros, estrés, carga de trabajo, problemas de comunicación en la gestión de equipos, e incluso problemas de pareja, en el ámbito personal.

Desde el punto de vista de la prevención de riesgos psicosociales en el entorno laboral, los Programas de Ayuda al Empleado suponen una fórmula de evaluación continua porque ponen a disposición de los responsables de RRHH y Seguridad y Salud Laboral una herramienta digital para consultar en tiempo real y de forma anónima el uso de este servicio, detectando así posibles desajustes e identificando su origen. De este modo, es posible establecer cuáles son las áreas en las que es necesaria o aconsejable una intervención.

Empresas comprometidas que apuestan por la salud mental

La ratio de psicólogos por cada 100.000 habitantes es de 6, tres veces más baja que la media europea, de 18. Y, sin embargo, se trata de un servicio asistencial que los ciudadanos están demandando y utilizando cada vez más, en beneficio de su salud mental. La única forma de combatir esta situación es que trabajemos conjuntamente. Lo primero, para dar visibilidad a la existencia de los trastornos psicológicos; y lo segundo, para dejar de pensar que es algo que no nos atañe como sociedad, ya que, a día de hoy, solo el estrés laboral provoca casi el 30 % de las bajas laborales en España.

Los Sistemas Nacionales de Salud no pueden hacer frente a las contingencias comunes que ocasionan las incapacidades laborales por estrés. Según el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) suponen directamente el 6% de total de Incapacidades Temporales y tienen 83 días de media de baja, ocasionando costes que no pueden gestionar ni la sociedad ni las empresas. Por eso, es tan importante contar con empresas comprometidas que inviertan en prevención y cuidado de la salud emocional.

En el ámbito internacional, y dentro de la Estrategia #2030, se están desarrollando iniciativas muy interesantes en las que se profundiza en esta colaboración entre los Gobiernos y las empresas para promover la salud psicológica. Un ejemplo paradigmático es el caso de Chile que, desde 2013, emplea un “Protocolo de vigilancia de riesgos psicosociales en el trabajo” que contempla cotizaciones adicionales para aquellas empresas con índices de absentismo por encima de la media nacional. Este sistema reconoce el ausentismo como un indicador de riesgo psicosocial, e insta a las compañías a poner en marcha acciones específicas.

Modelos como el chileno ayudan a concienciar a las empresas de que un empleado con baja salud psicológica se ausentará más a su puesto, ocasionando a medio largo plazo costes sociales, pero a corto también disminución de la productividad para sus empresas.

En España aún no contamos con ninguna iniciativa similar, pero, afortunadamente, el debate acerca de la salud mental se amplía cada día y crece la conciencia de las empresas sobre su responsabilidad en este ámbito.

* Este post ha sido escrito por affor y publicado en Foro de Recursos Humanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *