¿Cómo prevenir riesgos psicosociales asociados al teletrabajo?

como-prevenir-riesgos-psicosociales-asociados-al-teletrabajo

Riesgos psicosociales asociados al teletrabajo

Ha pasado casi un año ya desde la llegada del teletrabajo para muchos trabajadores. La crisis sanitaria provocada por el Coronavirus propició que muchas empresas tuvieran que recurrir repentinamente a esta modalidad de trabajo para seguir funcionando, sin planificación ni preparación previa.

Hablamos de empresas que aún no estaban preparadas para el teletrabajo, y tampoco sus trabajadores que se vieron inmersos en una nueva modalidad de trabajo sin saber muy bien cómo gestionar el tiempo, cuáles eran las herramientas digitales a su alcance o cómo manejarlas, por ejemplo, provocando en ellos situaciones de estrés y ansiedad.

¿El teletrabajo vino para quedarse?

En la actualidad esta modalidad de trabajo se ha disparado notablemente: el teletrabajo ha llegado para quedarse y está obligando a las empresas a plantearse nuevas formas de trabajo que les beneficia tanto a ellos como a trabajadores.

La irrupción del teletrabajo a nuestras vidas ha supuesto un cambio en “las reglas del juego”, un cambio de herramientas. Ahora estas nuevas herramientas son: las tecnologías de la información y telecomunicación.

Desconocemos lo que nos va a deparar la evolución de la pandemia y la crisis global que ha generado, pero lo que sí está claro es que hemos descubierto nuevas herramientas que funcionan y que si las gestionamos adecuadamente nos reportan grandes ventajas. El mundo laboral evoluciona: las nuevas tecnologías están posibilitando este nuevo sistema de gestión en las organizaciones.

Teniendo este argumento de base podemos sospechar que la tendencia en un futuro, no sabemos si más o menos lejano, sea hacia modalidades de trabajo híbridas.

¿Cómo está afectando el teletrabajo a nuestra productividad?

“La adopción del trabajo en remoto en España podría incrementar la productividad entre un 1,4% y un 6,2%”. Así lo señalan los investigadores Clàudia Canals y Oriol Carreras en el artículo “Teletrabajo y productividad: un binomio complejo”, incluido en el informe mensual realizado para CaixaBank Research. Sin embargo, los investigadores recuerdan que se trata de una cifra que se alcanzaría en el caso de que se produjera un cambio de paradigma progresivo que podría extenderse varios años.

Cada vez surgen más estudios que argumentan que el teletrabajo puede aumentar la productividad pero para sacar el máximo partido a esta modalidad de trabajo es necesario un cambio en la cultura empresarial que permita adecuar las tareas que se deberán llevar a término en cada ocupación a las formas de trabajar más idóneas para desempeñarlas. De la misma manera, los beneficios del teletrabajo tan solo se podrán materializar si el trabajador puede elegir si desea trabajar en remoto o no, y si se garantiza que el espacio habilitado para realizar el trabajo en remoto y las otras circunstancias en que se realice sean los adecuadas.

¿Qué podemos hacer para prevenir riesgos psicosociales asociados al teletrabajo?

Cuando el teletrabajo no se implanta ni se gestiona adecuadamente, o si se pretende implementar con la mentalidad presencial y rígida, puede generar desventajas más importantes, mencionadas en la NTP412:Teletrabajo: criterios para su implantación del INSST, como:

  • Pérdida de integración en la empresa
  • Menor comunicación con los compañeros de trabajo, y por lo tanto peligro de aislamiento
  • Dificultad para encontrar un apoyo laboral y obtener respuesta en tiempo breve a consultas que se puedan formular
  • Dificultad para separar el trabajo de la familia
  • Las Tecnologías de la Información y Comunicación pueden permitir la disponibilidad 24 horas/día del trabajador, fomentando riesgos psicosociales como el tecnoestrés y la falta de desconexión digital.
  • Etc.

Se hace necesario invertir no solo en estructura tecnológica que optimice el teletrabajo y la comunicación entre los equipos, para no perder así el contacto frecuente entre trabajadores, la generación de un clima de confianza y el compromiso, sino también en formación.

La tecnología nos va a ayudar, pero requiere de nosotros nuevas habilidades. Es vital formar a las personas en la adquisición de nuevas competencias tanto en lo relativo a la gestión de equipos en remoto como también a la hora de la gestión de nuestras propias emociones. Una buena gestión emocional es fundamental para nuestro bienestar y nuestra estabilidad. Tanto el área personal como el área laboral son fundamentales en la vida de una persona.

* Este post ha sido escrito por Carmen Núñez, coordinadora del área de e-learning de Affor Prevención Psicosocial 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *