¿Cómo gestionar el estrés laboral post COVID-19 desde las organizaciones?

gestionar-el-estres-laboral-post-COVID-19

El estrés laboral es uno de los principales riesgos psicosociales que se encuentran en el entorno laboral.

Según datos de Eurostat, el estrés es el segundo problema de salud más frecuente entre los trabajadores tras los trastornos músculo-esqueléticos.

Si a ello se le añade la especial situación que ha generado la aparición de la COVID-19 y los cambios de organización del trabajo, que han podido modificar la carga y tiempo de trabajo, la autonomía o el aislamiento social, entre otros, el estrés se ha convertido en uno de los principales problemas a los que hacer frente en las organizaciones para cuidar la salud psicológica de los empleados.

El estrés afecta al rendimiento y eleva el absentismo laboral

El estrés laboral sale caro. Tanto para las personas que pueden ver cómo se deteriora su salud y empeora su calidad de vida, como para las organizaciones que se ven afectadas por los costes de absentismo, presentismo, descenso de productividad y una elevada rotación de personal.

Según el informe  “La estimación del coste del estrés y los riesgos psicosociales relacionados con el trabajo” (Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, 2014) destaca la relación entre el estrés laboral y los problemas de salud mental (depresión), las enfermedades cardiovasculares, los trastornos músculo-esqueléticos y la diabetes.

Actualmente, el estrés supone el 30% de las bajas laborales en España, según la AEEMT. El coste económico del estrés supone un entre el 2,6 y el 3,8% del PIB comunitario.

¿Cómo nos puede afectar el estrés laboral post COVID-19 al desarrollo profesional?

“Cuando los trabajadores sufren estrés, en este caso provocado por la incertidumbre que está generando la crisis del Coronavirus, se producen consecuencias en su desarrollo profesional. Los problemas de concentración y memoria, el aumento de errores en el trabajo, el descenso del rendimiento y productividad o el aumento de accidentabiliad y bajas son algunos de ellos”, destaca Carmen Rodríguez, directora del área de Intervención Psicológica de affor.

¿Qué medidas preventivas de gestión psicosocial se pueden a adoptar frente al estrés laboral? 

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) entre las principales medidas que se pueden adoptar a nivel organizativo están:

  • El diseño o rediseño adecuado de los puestos de trabajo.
  • El rediseño de los sistemas de trabajo, mediante enriquecimiento de puestos, ampliación de tareas, creación de grupos de trabajo, etc.
  • La organización de la jornada laboral y tiempos de trabajo, incluyendo turnos, descansos y pausas.
  • Realización de una adecuada política de personal, que tenga en cuenta las demandas y necesidades de los trabajadores y que les dote de los recursos adecuados mediante programas de planificación de carreras, de formación continua, etc.
  • Estilo de dirección y liderazgo que permitan la participación de los trabajadores, proporcionen feed-back adecuados sobre desempeño y sean motivadores.
  • Definición clara de las competencias de los trabajadores.
  • Diseño o rediseño de sistemas de información y canales de comunicación adecuados.

Capacitación para gestionar el estrés en la reincorporación al trabajo de forma presencial post covid-19

Ofrecer herramientas y recursos de formación para la gestión emocional a los empleados con el fin de prevenir los riesgos psicosociales derivados de la situación provocada por el COVID-19 es, hoy en día, una necesidad.

En affor tenemos experiencia, impulsando, como gestores de salud, programas para proporcionar a los empleados estrategias y herramientas prácticas de afrontamiento psicológico para que puedan hacer frente al estrés laboral. En este contexto, hemos diseñado una píldora formativa online, de 4 horas de duración, 100 % bonificable, que pone a disposición de los empleados una plataforma de psicología en línea 24/7 atendido por psicólogos expertos para cualquier malestar emocional que puedan estar experimentando en esta “nueva normalidad”.

“Minimizar los riesgos psicosociales es una apuesta segura de cara a la vuelta a la normalidad. Nuestros departamentos deben estar dotados de herramientas de gestión emocional, que puedan ser útiles para poder medir cómo se encuentran emocionalmente nuestros empleados y proporcionar en los casos en los que sea necesario recursos de acompañamiento para esta nueva reincorporación laboral” añade Carmen Rodríguez.

 

#EsteVirusLoParamosUnidos  #CuidarLaSaludEmocionalNoEsUnaOpción

#PrevenirEsNuestraResponsabilidad  #JuntosSaldremosAdelante #SomosComunidadPRL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *