¿Cómo combatir el burnout o síndrome del trabajador quemado desde la empresa?

combatir-burnout-sindrome-trabajadro-quemado

Actuar desde la prevención primaria para combatir el burnout o síndrome del trabajador quemado desde la empresa, cuya base se encuentra en el estrés laboral, nos ayudará a evitarlo en origen, trabajando desde los factores organizacionales y contribuyendo al bienestar psicosocial de los trabajadores.

¿Cómo se puede solucionar el burnout o síndrome del trabajador quemado desde la empresa?

Para solucionar el burnout o síndrome del trabajador quemado desde la empresa lo primero que debemos entender es que este síndrome, incluido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la Clasificación Internacional de Enfermedades, tiene su origen en una exposición prolongada a situaciones de estrés, debido a diversos factores como la carga de trabajo, un ambiente de trabajo tóxico, compañeros o jefes tóxicos, la falta de reconocimiento y motivación en el trabajo, entre otros muchos.

Hasta ahora no os cuento nada nuevo. Todos sabemos que esto existe y lo conocemos, quizás alguien a nuestro alrededor ha pasado por esta situación o incluso nosotros mismos nos hemos visto inmersos en un trabajo que superaba nuestros recursos para afrontarlo.

Este desgaste viene marcado por la percepción individual de las condiciones laborales y las situaciones a las que hemos de enfrentarnos en nuestro trabajo. La exposición a estos escenarios se traduce en una sensación de cansancio tanto físico como emocional, de insatisfacción laboral y, en esta misma línea, de pérdida del compromiso en la relación con el trabajo y la empresa. Esta insatisfacción se traspasa a lo personal afectando de forma directa a la vida del trabajador.

¿Estamos a tiempo de evitar el burnout o síndrome del trabajador quemado?

Actuar desde la prevención primaria nos ayudará a evitar en origen el burnout o síndrome del trabajador quemado, trabajando desde los factores organizacionales hasta la cultura y el clima organizacional. Gestionar de una manera adecuada los recursos humanos en la empresa nos da garantías de bienestar para los trabajadores.

Podemos plantearnos una serie de cuestiones que quizás nos ayuden a tener una visión general de lo que pueden estar necesitando nuestros trabajadores:

  • ¿El trabajador conoce cuáles son las funciones a desarrollar en su puesto de trabajo?
  • ¿Tiene la formación necesaria para desarrollar esas funciones? ¿Y las habilidades y competencias que requiere su puesto?
  • ¿Es consciente de que está haciendo bien su trabajo? Es decir, ¿se está valorando su trabajo? Como sabéis, cada vez le damos más valor al salario emocional. Algunos ejemplos de esto pueden ser la conciliación de la vida laboral, personal y familiar o el reconocimiento del trabajo por parte de superiores y compañeros, entre otros.
  • ¿El trabajador conoce el funcionamiento de la empresa? (estructura, mandos, actividades, objetivos, etc.)

Si no conocemos la respuesta a estas preguntas, debemos preguntarle al trabajador. Como veíamos al principio del texto, estas situaciones se definen por la percepción individual del trabajador, cada persona reacciona de manera diferente a las exigencias del entorno, por lo que, en cuanto a factores psicosociales se refiere, como es este caso, es necesario preguntar al trabajador. Es decir, realizar una evaluación de riesgos psicosociales que nos de datos fiables sobre los que actuar y aplicar las medidas preventivas necesarias en función de las necesidades de los trabajadores.

Que la empresa y el trabajador trabajen en la misma dirección supone un aumento tanto en la productividad como en el bienestar psicosocial de los trabajadores. Compartir un mismo compromiso quizás sea una de las claves para prevenir estas situaciones de desgaste profesional y para ello debemos hacer que el trabajador se sienta como lo que es, una parte importante de la empresa.

¿Cómo se pude conseguir que el trabajador se encuentre comprometido con la empresa?

Un ambiente calmado y de confianza entre la empresa y el trabajador es fundamental, quizás sea la mejor manera de que el trabajador se encuentre comprometido, que su trabajo sea algo más que llegar, estar, hacer lo que alguien ordene y esperar a que el reloj le diga que se puede ir.

El sentido del trabajo, la valoración y el reconocimiento, la autonomía, la formación, la posibilidad de desarrollo profesional, la carga de trabajo, el clima, la comunicación o la calidad laboral son algunos de los muchos factores a mejorar si queremos que los trabajadores adquieran un compromiso con la empresa e interés por su trabajo. Hablamos de trabajar con factores psicosociales.

No podemos olvidar que los trabajadores somos el motor de las empresas. Dedicamos gran parte de las horas de nuestro día a nuestro trabajo. ¿Y si hacemos que el trabajo sea una parte satisfactoria y de calidad de nuestra vida y no algo que día tras día queramos evitar?

Escrito por Marina Dasso para Affor Prevención Psicosocial

About Affor Prevención Psicosocial

Convencidos de que las personas son la pieza fundamental de toda organización, nuestro objetivo es cuidar la salud psicosocial de los trabajadores y lograr entornos laborales saludables acompañando a los servicios de prevención en esos procedimientos para mejorar la calidad de vida laboral de los trabajadores y aumentar la eficiencia de las empresas.

View All Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *